Palitos de besan

Visto: 697

La harina besan, o harina de garbanzo, es un ingrediente muy versátil porque la podemos utilizar para infinidad de preparaciones, tanto por su color como por su cremosidad al cocinarla. Por eso se usa para hacer tortillas de patatas, rebozados, rellenos de quiches saladas, etc.

Hoy os presentamos una nueva forma de utilizarla: haciendo “patatas fritas” de harina de garbanzo. No llevan patata, sino que se hacen sólo con harina de garbanzo y especias. Antes de pensar que eso sólo va a saber a harina, deberías probar a hacerlo. Si te recomendamos esta receta es porque sabe incluso mejor de lo que se ve en la foto. Por cierto, es completamente libre de gluten!.

Necesitarás: 1 taza y 1/4 de harina de garbanzos, 1/2 cucharadita de pimienta negra, 2 dientes de ajo picados muy finos, 1/2 cucharadita de chili en polvo, 3/4 de cucharadita de sal, 2 tazas de agua y aceite para freír.

Pon una lámina de papel para horno sobre una placa de hornear.
En un bol mediano mezcla todos los ingredientes secos y gradualmente añade agua, sin dejar de remover, para quitar todos lo grumos.

Pon la mezcla terminada en una cacerola grande y cuécelo a fuego medio-bajo removiendo constantemente con un batidor de varillas o similar para que no queden grumos. Tras 6 minutos aproximadamente se empezará a endurecer, y en 2 minutos más estará completamente hecho. Si la masa se empieza a endurecer rápidamente, baja un poco el fuego. Es muy importante que batas muy bien durante el tiempo de cocción, no te vayas de la cocina ni un minuto.
Una vez espesada la masa, que parecerá polenta suave, quítala del fuego y extiéndela sobre la placa de horno con papel. Extiéndela en forma de rectángulo y déjala enfriar en el frigorífico al menos 3 horas. Es esencial que la masa esté bien fría y consistente o será muy difícil freírla.
Corta una tira gruesa de masa y calienta aceite a fuego medio-alto en una sartén honda o freidora para probar. Mete la muestra en el aceite cuando esté bien caliente. Debería empezar a freírse inmediatamente si el aceite está listo.
Utiliza un cuchillo afilado para cortar rectángulos de masa, después fríelos sumergiéndolos de uno en uno hasta que se doren, dándoles la vuelta si fuese necesario. Tardarán unos 4 minutos. La masa que te sobre guárdala en la nevera. Saca los que vayas haciendo a un plato con papel absorbente. Espolvoréalos con un poco más de pimienta negra y chili en polvo, y sírvelos con tu salsa favorita.